Mucho ha llovido desde que J. Searle Dawley realizara en 1910 la primera película de terror para los Edison Studios. Fue la primera de una larga lista de adaptaciones del mito de Frankenstein. Mas tarde llegaron El gólem (Paul Wegener, 1915), Häxan (Benjamin Christensen, 1922) la primera película de temática cultista y demoniaca, El jorobado de Notre-Dame (Wallace Worsley, 1923) o El fantasma de la ópera (Rupert Julian, 1925).

Existen múltiples teorías que intentan explicar porque al ser humano le gusta pasar miedo, pero no vamos a profundizar en ellas.

Palou Boutique Hotel se declara fan del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, y este año como ya viene siendo costumbre, hemos querido rendir un pequeño homenaje a ese género que no deja indiferente a nadie, ese cine que mantiene al espectador pegado a su butaca y que se acerque a su acompañante en busca de refugio, ese cine que nunca morirá porque acerca a l ser humano a sus miedos y fantasías más profundas.

Felicidades un año más por llevar este género a un nivel mundial.